Se utilizan como un ingrediente popular en la cocina, sobre todo en productos horneados; además tienen un gran valor nutricional, y son una buena fuente de proteína, minerales y fibra en la dieta.