La vainilla se utiliza en cremas, helados, pasteles y otras preparaciones culinarias caseras, cocinando las vainas en el caldo del preparado. Se puede obtener un aroma más fuerte cortando las vainas por la mitad; en este caso, los pequeños granos negros que se encuentran en el interior liberan su aroma.